Saltar a la comba: el Santo Grial aeróbico en la cuarentena

Si estás buscando alternativas a tu actividad aeróbica habitual (como correr, nadar, caminar o ir en bici), o bien quieres complementar ese entrenamiento con otras actividades deportivas, saltar a la comba puede llegar a ser una muy buena idea. Es más que un juego de niños. Barato, efectivo y divertido, son algunas de las claves del éxito de esta actividad altamente revitalizante.

Pues bien, hoy hablaremos sobre los beneficios de saltar a la comba y te daremos algunos consejos para incluir esta actividad en tu plan de entrenamiento de la forma más eficiente posible.

¿Te vienes a saltar? Vamos allá.

Cómo y por qué introducir la comba en tu entrenamiento

Los beneficios de saltar a la comba son evidentes a nivel muscular y cardiovascular, pero el hecho de alternar esta actividad con entrenamientos de running ya supone hablar de un entrenamiento cruzado y eso,es lo ideal para trabajar zonas del cuerpo que normalmente no trabajas con la carrera.

De hecho, saltar a la cuerda te ayudará a:

Tonificar abdominales.

Muchos corredores no dan importancia al hecho de mantener unos abdominales y un CORE fuertes. Este tipo de trabajo aporta estabilización corporal para cualquier tipo de movimiento ya que es la zona que da control corporal, postural y equilibrio en cualquier tipo de tarea. Este centro debe ser estable para que el movimiento de las extremidades (piernas y brazos), que actúan como palancas, sea un movimiento firme y preciso, evitando así los trabajos compensatorios innecesarios en casos de inestabilidad.

Además, unos abdominales fuertes serán la clave para evitar dolores de espalda o malas posiciones.

Entrenar brazos

Ya sabemos que la carrera mueve prácticamente todos los músculos del cuerpo, pero la parte superior y los brazos son las zonas que menos podemos trabajar saliendo a correr. Por eso, saltar a la comba es un estupendo ejercicio de complemento para fortalecer estas zonas y mantener un cuerpo tonificado al completo.

Mejorar el equilibrio y la coordinación

Saltando a la comba también puedes mejorar estas habilidades tan necesarias para un corredor así que no lo dudes y comienza a trabajar en ello desde ya.

Desarrollar tu agilidad en los pies

¿Cuántas veces has visto a boxeadores saltar a la cuerda? Esto se debe al desarrollo de la velocidad de los pies y la agilidad de los miembros inferiores que se consigue con este tipo de ejercicio.

Al runner también le viene bien tener agilidad en sus piernas y tobillos, no solo para ganar velocidad y mejorar rendimiento, sino para ganar reactividad y evitar lesiones.

Mejora cardiovascular y respiración

Es así.

Saltar a la comba es un ejercicio aeróbico con un impacto directo en el funcionamiento de tu sistema cardiovascular, implicando una expansión de las vías respiratorias y de la capacidad pulmonar que te vendrá de lujo a la hora de correr largos trayectos o recorridos intensos. Además, el componente rítmico de la actividad puede contribuir a un mayor control en el importante proceso de respiración (inhalación y exhalación).

Descansar de la rutina

El entrenamiento cruzado y la combinación de diferentes actividades físicas que nada tengan que ver con tu entrenamiento habitual no solo te ayudan a tonificar partes de tu cuerpo que no tonificas. También supone una ventaja a nivel psicológico por el hecho de no realizar siempre la misma actividad e ir variando cada día.

Saltar a la comba te permitirá descansar a la vez que continúas entrenándote y liberando estrés.

Consejos para saltar a la cuerda sin lesionarte

No te vamos a engañar, saltar a la cuerda no es fácil por muy habilidoso que te consideres. Por eso, te recomendamos no comenzar con un ritmo demasiado intenso sino empezar de forma paulatina para después ir evolucionando hacia los diferentes ejercicios e intensidades para saltar a la comba.

Por ejemplo, puedes empezar saltando a pies juntos durante 30 segundos y repite 5 veces realizando un descanso de 30 segundos entre cada uno.

Si lo que quieres es ponerte fuerte como el vinagre puedes ir incorporando multitud de variantes. En este video, un total de 23:

Otros consejos para saltar a la comba que podemos darte son los siguientes:

  • Cuida la posición durante los saltos. Intenta mantener la espalda y la cabeza rectas y mirar hacia el frente. Nunca mires hacia abajo si no quieres tener una futura lesión de cervicales.
  • Flexiona las rodillas y no separes los codos del cuerpo en exceso.
  • No realices el giro con los brazos. Este es un error muy común, así que recuerda que el giro de la cuerda debe producirse con las muñecas y no con los brazos.
  • No hace falta saltar dos metros para que el ejercicio sea más eficiente. Es suficiente con que despegues tus pies 5 cm del suelo. Impúlsate con la parte delantera del pie y aterriza con la misma.

Por otro lado, si lo que quieres es perder peso saltando a la comba decirte que es una actividad ideal para quemar grasa por su capacidad de acelerar el metabolismo. Esto se debe a la propia intensidad del ejercicio en el que se involucran un gran número de músculos. Diversos estudios equiparan la efectividad de 10 minutos de salto a la comba a 30 minutos de trote continuado.

También debes pensar en el impacto que se produce en tus articulaciones cada vez que das un salto y caes en el suelo. Para evitar lesiones o problemas de cadera o rodillas posteriores (en caso que no estés suficientemente entrenado), lo mejor es que te inicies con unas zapatillas capaces de absorber correctamente los impactos.

En Amazon puedes encontrar una gran variedad de cuerdas de saltar a buen precio. 

Entonces, ¿a qué esperas para saltar a la comba dentro de tu rutina de entrenamiento?

La entrada Saltar a la comba: el Santo Grial aeróbico en la cuarentena se publicó primero en La Bolsa del Corredor.

Deja un comentario